Ojalá que llueva café- Juan Luis Guerra 

Himno nuestro

Escucho este disco desde niño, estaba en mi casa en formato LP. A pesar de que es una música que suena mucho por ahí lo retomo con otros oídos. “Ojalá que llueva café” (1989) fue el primer disco de éxito mundial de Juan Luis Guerra y 4.40 a pesar de ser su cuarto álbum de estudio. Es un disco redondo (como todos los discos) jejejejeje. Ahora si, en serio, es un disco con la proporción perfecta de temas románticos, de contenido social y rumberos. “Ojalá que llueva café”, canción que le da nombre al álbum es ya un himno para todos nosotros. La frase la tomó Juan Luis Guerra de un poema popular dominicano y se transformó en un grito de reivindicación de los campesinos del mundo. “Visa para un sueño” es otro de los temas de corte social. Un merengue que seguramente la mayoría ha bailado, pero detrás de lo rumbero está una letra de reclamo que además está muy bien hecha musicalmente. !Equilibrio perfecto! “Razones” fue el primer tema salsa que grabó Juan Luis Guerra marcando así su forma particular de hacer salsa, muy distinta a la que se hacía para el momento, con la lírica impecable típica de toda su obra y además con la participación especial de nada más y nada menos que Gonzalo Rubalcaba en el piano. Mi tema favorito del disco (y uno de mis favoritos de toda la producción de Juan Luis), es “La Gallera”. Suena a música Gospel, por la manera en que usó los coros, a Blues por el tipo de armonía y todo eso bajo el marco de un merengue rapidísimo, de esos que para bailarlo hay que apretar. El mambo de los metales es una genialidad que dura 12 segundos (del min 1:41 al 1:53), pero que no dejó swing pa más nada. ¡Brutal!
El único tema que no es compuesto por Juan Luis Guerra es de un venezolano: Julio Delgado. “Woman del Callao” es un Calipso venezolano re-versionado en Merengue dominicano.
No crean que me olvido de “De tu boca” uno de los más bellos merengues románticos que existen y “Reina Mía”, merengue con marcada influencia de la música africana que ha utilizado magistralmente Juan Luís en varios de sus éxitos.
Cierra el disco un merengue súper nostálgico y triste; “Ángel para una tambora”, dedicado a Ángel Andújar “Catarey” quien lamentablemente falleció en un accidente de la agrupación en el estado Zulia en Venezuela durante un gira en 1988.
32min de buena música, una de las joyas más preciadas de la música del caribe.

By Hector molina

Leave a comment