Vientos Alisios – Luis Julio Toro

Vientos Alisios

Un objeto de culto.

Luis Julio Toro es sin duda uno de los músicos más curiosos y peculiares que tenemos en Venezuela. Se ha movido sin ningún tipo de complejos entre la música antigua, la música académica, pasando por la música venezolana hasta la música de vanguardia o contemporánea. En todos estos ámbitos Luis Julio Toro es pez en el agua.
Vientos Alisios es su primer disco como solista y data del año 1993. Ya es muy difícil conseguirlo y se ha convertido casi que en un objeto de culto, particularmente entre los flautistas. Como diríamos coloquialmente; es un disco súper “volao”. Mucha música experimental, mezcla de obras de corte vanguardista con muchos elementos de música electroacústica y un dato muy importante, la gran mayoría de las obras son de compositores venezolanos y algunos latinoamericanos.

Me gusta mucho como arranca el disco con Soufflé en Flauta, obra de su hermano Alonso Toro, quien es un compositor genial. La pieza mezcla texturas de música electrónica con ritmos folklóricos venezolanos de forma brillante, muy, muy, muy bien lograda. Plumismo de Adina Izarra es otra de las obras que me llama mucho la atención pues fue grabada en la cueva Alfredo Jahn por el gran Germán Landaeta. La sonoridad es brutal. En Chants, composición del maestro Alfredo Del Mónaco, Luis Julio demuestra toda su capacidad expresiva y una técnica impecable que le permite realizar algunos recursos sonoros muy difíciles para la flauta, como multifónicos o cuartos de tono.

No solamente como flautista se destaca Luis Julio Toro aquí, también como Maraquero en la obra del compositor mexicano Javier Álvarez: Temazcal. La pieza combina una pista electrónica con la rítmica de las maracas. Nombro éstas como mis preferidas, pero por supuesto que el resto de las obras son para escucharlas con atención.
En fin, un disco muy innovador y atrevido que aún después de tantos años sigue sonando a vanguardia. No sé si me equivoco, pero creo que ningún otro flautista venezolano se ha lanzado al ruedo con un disco de estas características.

Creo que es una fortuna contar en nuestro país con un tipo como Luis Julio; inquieto, curioso, y con una dinámica que sorprende. Una vida dedicada a la música pero impregnada del amor a los deportes extremos y de aventura, las motos, la fotografía, la radio, la televisión. Un personaje que definitivamente no pasa desapercibido y al que debemos agradecerle su pasión y disciplina en todo lo que se propone.

By Hector molina

2 Comments

Leave a comment